¡Las SJW feminazis millenials están destruyendo nuestras franquicias de hombres! ¿Marvel y Star Wars? ¿Con protagonistas mujeres? ¡Cómo se atreven!

Bueno, no necesariamente así, pero ya se saben el cuento. Ya lo leyeron en docenas de comentarios de Facebook y videos de YouTube, porque les gusta castigarse la opinión de pendejos (¿o soy solo yo?).

Pues este odio tiene una razón que se explica muy bien por el concepto de la “mujer fálica“. Veamos.

Mujeres fálicas: heroicidad, maternidad y erotismo

Dentro del marco del lenguaje audiovisual hollywoodense, el heroísmo está codificado como masculino. La valentía y el liderazgo, para la cultura popular, son dependientes del falo. De aquí que la heroína necesite justificar su feminidad: el héroe por defecto es hombre, y si es mujer, necesita una razón para serlo.

En clave de esta lectura está la mujer fálica: heroísmo “masculino” justificado a través de la sexualidad. ¿Y cómo se justifica? Dependiendo del caso, con maternidad o erotismo. Más bien “maternidad y/o erotismo”. Saludos a mi compa Edipo.

La dualidad de la mujer, aparentemente

Las características masculinas de la mujer fálica (que suelen extenderse más allá del heroísmo) son tan importantes como su sexuliadad para ser aceptada en el cine pop. Si es erótica pero no heroica, es castigada: la rubia candente muere en la primera mitad del slasher, para que sobreviva en cambio la final girl virginal. Si tiene heroicidad, pero no sexualidad, también es castigada: la latina musculosa muere en las películas de acción, para que sobreviva el interés romántico del protagonista.

Solo una de estas mujeres no es Michelle Rodriguez

Las que pasan el filtro suelen femme fatales seductoras como Black Widow o Gatúbela, o mamás oso como Ellen Ripley o Sarah Connor. Hablando de Connor: sí, un buen número de mujeres están escritas por guionistas que solo saben escribir héroes machos que derrochan testosterona.

La mujer fálica es para consumo masculino

La mujer fálica existe para las audiencias masculinas. Su heroísmo no es más que una ventana de proyección para los hombres, y su feminidad un requerimiento para no resultar amenazante a la masculinidad adolescente.

“CHINGÓÓÓN” – un morro puberto

Estas protagonistas son aceptables porque, aunque transgreden los roles de género, admiten todavía la existencia y dominio de los mismos. La mujer fálica no reta la idea de que el heroísmo es masculino, lo adopta para hacerse llamativa y lo balancea destacando su feminidad.

La transgresión, paradójicamente, no es por completo pecado. Adoptar características masculinas – heroísmo, pero usualmente también intereses, actitud y apariencia – las hace identificables para su audiencia meta.

La máxima masculinización de la heroína está en el aparato cinematográfico mismo. Después de todo, este concepto nació en post a los escritos de Laura Mulvey sobre las miradas en el cine. La mujer fálica no sólo emplea una mirada tradicionalmente masculina dentro de la película, sino que su existencia es por la mirada masculina de los directores (y escritores, y productores…) y para la mirada masculina de las audiencias.

Advertencia, Disclaimer, Achtung: una aclaración antes de seguir

Ya es rutina en estos posts, pero es necesario aclarar el propósito de estas lecturas.

El estudio de la cultura pop existe para entender lo que subyace en las audiencias y los productos que consumen. No para señalar ni mucho menos prohibir. Escribí un artículo al respecto, para mejor aclaración.

Así que no, no te estoy declarando un machista opresor falocentrista porque tu heroína favorita sea Ellen Ripley, ni te estoy diciendo que eres un misógino irreparable si no te gustó Capitana Marvel. Teniendo eso dicho, si te queda el saco estás más que invitado a insultarme en los comentarios. 🙂

Rey y Carol: ni sexualizadas, ni madres, solo heroínas

Ahora sí, lleguemos a lo que el artículo se trata. Rey y Capitana Marvel existen al borde binomio cultural de lo codificado como masculino y femenino. Su heroísmo no está sexado, es solo heroísmo. No son cosificadas – ni corrompibles vírgenes ni eróticas seductoras. Su sexualidad no es relevante como personajes o en el marco de su historia.

Rey y Carol transgreden sin pedir perdón ni permiso. No ofrecen feminidad para justificar su heroísmo. Su mera existencia es una amenaza la fantasía heroica patriarcal.

Son el desconocido temeroso y, como dijo Yoda, el temor lleva a la furia y la furia al odio. Ergo: fanboys arenosos. Así que ahí lo tienen. Por eso tanto onvrez odian a estos personajes.

Ya que estamos en eso, cabe aquí también todo el odio que le cae a Sansa Stark. Debería estar en el título, pero ya me había pasado de caracteres. Sansa, te mereces el trono y todos los demás se equivocan.

No son las primeras que se escapan del molde, ni por poquito. Las preceden, por ejemplo, Clarice Starling, del Silencio de los Inocentes y Dana Scully, de Los Expedientes Secretos X. Pero su posicionamiento al centro y frente de dos grandes franquicias de la cultura pop las hacen a ellas, y a cómo las reciben las audiencias, un caso de estudio de lo más interesante.

Por cierto, no es de extrañarse que Clarice, Scully, Rey y Carol compartan una mirada investigativa. Las primeras dos a un sentido más literal; las segundas en uno más metafórico: más de una vez la ciencia ficción, con su exploración espacial, habla también de la exploración del yo.

rey the last jedi

Y es que de eso se tratan Rey y Carol, ¿no? Sus arcos narrativos introspectivos en busca de identidad son reflejo de navegar en una cultura pop dominada por vatos para definirse como personajes.

Y a todo esto, ¿qué piensan las mujeres?

Bueno. Llevo como 800 palabras manspleineando la teoría. ¿Funciona en práctica? Hable con amigas al respecto (¡saludos, Mel y Gini!) y parece que sí: todo es culpa de masculinidad frágil. De acá en adelante parafraseo las conversaciones.

Sí, identifican que el hate viene mayoritariamente de hombres. También reconocen que Rey y Carol son destacables entre otras heroínas por ser menos encuadradas en feminidad Hollywood. En cambio, les ven como más reales, más auténticas, con propiedades y emociones tradicionalmente asociadas a lo masculino pero presentadas como lo que realmente son: humanas.

También apuntaron a Black Widow como un personaje que se ganó la confianza de los fans por ser, al inicio, sexualizada y posicionada como interés romántico.

black widow

¿Pose de acción?

Las cosas que Rey y Carol hacen para ganarse el título de Mary Sue (“innecesariamente” poderosas “sin aspectos negativos”) también las hacen sus contrapartes masculinos: contrastaron a Rey con Luke Skywalker y a Carol Danvers con Tony Stark, y mencionaron que a ellos no se les reclama por tener comportamientos y arcos muy similares.

Otra anotación: Rey no está vinculada a ningún apellido poderoso en la galaxia. No se justifica como hija de nadie. No se ancla a otro personaje, es ella por ella misma. Comparar, por ejemplo, a Scarlet Witch de Marvel: presentada usualmente como la hermana de Quicksilver o la novia de Vision.

En fin: los hombres no están acostumbrados a ver a una mujer en una posición poderosa ni confiada de sus habilidades, y verla los pone incómodos. Tampoco aceptan que ciertas emociones o comportamientos no sean retratadas como exclusivas de un género u otro. Y expresan su malestar insultando y atacando en Internet.

Para leer más…

No suele haber bibliografía en este blog. En todo caso, un “el autor menganito dijo…” basta. Pero para este tema, creo pertinente citar las lecturas que hice en preparación, medio para demostrar que es un tema académico y no un invento sin fundamentos, y medio porque citar directamente arruinaría el ritmo del artículo (dicen que ver una cita en APA ahuyenta al 74% de los comunicólogos). Ahí les van.

Bernardez, Asunción – Modelos de mujeres fálicas del postfeminismo mediático

Clover, Carol – Men, Women and Chainsaws: Gender in the Modern Horror Film

Clúa, Isabel – Género y cultura popular

Mulvey, Laura – Visual and Other Plesures

Short, Sue – Misfit Sisters: Screen Horror as Female Rites of Passages